En la octava profundizamos en Galicia y vamos desde A Fonsagrada a O Cádavo

Se camina porque sí, por el placer de degustar el tiempo, de dar un rodeo existencial para reencontrarse mejor al final del camino, de descubrir lugares y rostros desconocidos, de extender corporalmente el conocimiento de un mundo inagotable de sentidos y sensorialidades, o simplemente porque el camino está allí.

David Le Breton, Elogio del caminar

Esta etapa completamente gallega nos lleva por pistas de tierra, siguiendo el eje de la carretera LU-530, con subidas y bajadas moderadas (con la excepción de la subida a A Lastra). Se pasa junto a las ruinas del Hospital de Montouto, fundado en el siglo XIV para dar cobijo y asistencia a los peregrinos. En general, una etapa bonita y sin complicaciones que nos deja en el Concello de Cádavo Baleira a la hora de comer.

Comenzamos la jornada junto a la fons sacrata (fuente sagrada) que da nombre a la localidad, junto a la Iglesia de Santa María, y de la que manó leche por intercesión del apóstol Santiago para que una viuda pudiera alimentar a su hijo.

Ahí mismo encontramos a un aguerrido ciclista con una avería importante en el cambio y que intentará llegar a Lugo a piñón fijo.

Salimos de A Fonsagrada con bastante niebla y frío pero la subida por la Rúa Maior nos pone a tono rápidamente.

Seguimos hacia la pequeña localidad de Padrón, cuya Iglesia de San Juan centra ese pequeño núcleo. Por caminos paralelos a la carretera a Lugo recorremos unos 3 km hasta llegar a la altura de un área de descanso momento en el que cruzamos la carretera y comenzamos un repecho que nos lleva a Montouto.

Pasado ese núcleo seguimos ascendiendo hasta el techo de la jornada y llegar a uno de los lugares más emblemáticos del camino primitivo en tierras gallegas: el  Real hospital de Montouto y el dolmen de origen celta situado tras los restos del hospital.

Comenzamos un descenso de unos 5 km para llegar al núcleo de Paradavella y comienza a abrir el día.

A la salida de este pueblecito continuamos por el trazado «oficial» del camino hasta A calzada en una sucesión de subidas y bajadas ( la otra opción es continuar por el arcén de la carretera hasta este punto, con una subida más constante y suave)

Desde A Calzada parte un sendero que pasa por A Degolada y en constante sube y baja nos lleva a los duros repechos de la cuesta del sapo y cruzar la localidad de A Lastra.

Cruzamos A Lastra siguiendo la carretera y a la salida del pueblo volvemos a un sendero que cruza un bosque muy frondoso y tras una subida, algo menos pronunciada que la anterior, llegamos a Fontaneira. A la salida de este núcleo un señor llamado Rober ofrece a los caminantes algunos recuerdos del camino tallados en madera por la voluntad.

A la altura de la última casa hay un original hórreo con cubierta vegetal ya casi ruinoso.

Seguidamente se cruza nuevamente la carretera, cruzamos un bosque y llegamos al conocido como campo de la matanza, lugar en el  que Alfonso II libró dura batalla con los musulmanes. Unos paneles informativos y un sendero de pequeño recorrido invitan a conocer mejor el suceso.

Desde este punto al final de la etapa restan dos km de pronunciado descenso.

Hoy toca recorrido floral

Nuestros pies han dibujado Ésta línea sobre el mapa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: