En la novena llegamos a Lugo

Caminar, incluso si se trata de un modesto paseo, pone en suspenso temporalmente las preocupaciones que abruman la, existencia apresurada e inquieta de nuestras sociedades contemporáneas.

David Le Breton, Elogio del caminar

Ha sido una etapa larga y entretenida que ha transcurrido, en su mayor parte, por pistas y caminos de tierra y asfalto.

Como la jornada se presentaba larga a las siete y media ya estábamos con la mochila colgada y saliendo de O Cádavo por la calle Rosalía de Castro en dirección a Casas de Pradeda en un ascenso continuado que nos llevará al techo de la jornada: el alto de la Vacariza que se encuentra a unos 4 km de la salida. El día ha amanecido con bastante niebla y las brumas han durado casi hasta las diez, para dar paso a un día nublado y fresco.

A partir de aquí comenzamos un largo descenso que nos lleva primero a Villade y después a Castroverde, importante núcleo de población y el único con servicios de restauración hasta Lugo. Tomamos un café en la calle principal y nos reincorporamos a la ruta junto a la Iglesia de Santiago de Castroverde. Tras una sucesión de pistas y caminos forestales con algún tramo por carreteras secundarias se llega a Souto de Torres, con su Iglesia de Santo Tomé junto al cementerio.

Hacia la mitad de la etapa se alcanza Vilar de Cas, que cuenta con un bonito albergue. Dos km más adelante se llega a Gondar, pequeño pueblo en el que una pareja ofrece a pie de camino fruta y agua por la voluntad.

Tras el paso por Bascuas alcanzamos el tramo más peligroso dos km por el arcén de la carretera LU 530 con muchísimo tráfico en ambas direcciones y que hay que cruzar dos veces. Resultan chocantes dos carteles que avisan que se trata de un trayecto provisional, carteles que, luego nos enteramos, llevan allí desde 2004.

Tras el segundo cruce de la carretera avanzamos hasta el lugar Casas da Viña y entre prados y zonas de arbolado diverso alcanzamos un puente que atraviesa la A6 y un poco más adelante la circunvalación de Lugo. En este punto nos acercamos al barrio de Castelo y poco después llegamos al río y las casas de la Chanca.

Desde ahí se inicia el ascenso a la ciudad de Lucus Augusti y tras poco más de un km desembocar en la puerta de San Pedro o «Toletana» a través de la que se accede al recinto amurallado.

Todos los días cae algo «especial»

Hoy terminamos en Lugo, la ciudad más grande del camino primitivo. Mañana nos quedaremos aquí, descansaremos y visitaremos la muralla romana y la Catedral. Cuando el jueves volvamos al camino los amigos que nos han acompañado estos días nos llevarán una etapa de ventaja. Buen camino a todos ellos.

Los casi 32 km de hoy están condensados en este Track

El amigo Juantxo nos esperaba cámara en mano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: