Camino de los Faros. Novena etapa: Cuño-Lires

Ninguna obra del hombre me parece comparable a lo que puedo encontrar en la naturaleza. No hay carteles, no hay anuncios, sólo esa maravillosa indiferencia hacia nosotros.

Richard Melville Hall (Moby) Documental MobyDoc m 80

En esta penúltima etapa de nuestro camino de los faros hemos transitado entre la aldea de Cuño y Lires. Durante el recorrido hemos subido al Monte Pedrouzo, hemos visitado el cabo Touriñan y su faro, el punto más occidental de la península, hemos pasado por las playas de Moreira y Nemiña para terminar en Lires y su coqueta ría.

A las 8 y 20 de la mañana nuestro taxista de Muxia, Jesús, nos deja a la entrada de la Aldea de Cuño, media docena de casas, otros tantos hórreos y una rulotte permanente con su buzón artesano. El pronóstico meteorológico es bastante bueno, así que nos bajamos hasta el Coido de Cuño, lleno de bolos de todos los tamaños imaginables, nos hacemos la foto de rigor ante el buzón de la rulotte y estrenamos el protector solar. El camino sigue paralelo a la línea de costa hasta llegar a un arroyo cantarín que hay que cruzar como se pueda.

Nada más cruzar el arroyo comienza la subida al Monte Pedrouzo, de 262 m de altura que se sube en dos tramos. El primero por un denso bosque galería paralelo al arroyo que desemboca en una pista forestal junto a un rodal de eucaliptos recién plantados. El segundo tramo de subida, un poco más suave, transcurre entre dos muretes cargados de vegetación que se termina en una meseta con un amontonamiento de rocas de gran tamaño. El descenso hacia la playa Moreira también se hace en dos tramos unidos por un sendero llano, y hay que hacerlos con mucha precaución tanto por el desnivel como por el estado del sendero, los toxos de los lados (no hay donde agarrarse)  y el riesgo de caída.

La playa de Moreira tiene una primera línea de bolos y luego una arena finísima. Tiene acceso por un carril asfaltado y para continuar nuestro camino hacia el faro Touriñan tenemos que cruzar un arroyo por donde podemos. Hay una pequeña cuesta que termina en una pista forestal y luego un tramo de asfalto que pasa por las aldeas de Touriñan y Campos para luego tomar un desvío a la derecha por un estrecho carril agrícola que bordea toda la punta del cabo. El carril deviene en estrecho sendero con los toxos más pinchantes de todo el camino. Este sendero nos acerca a los acantilados de Gaivoteira contra los que se estrella el Atlántico a toda potencia. Continuamos y vemos el faro y la casa de los fareros en pocos metros.

El antiguo faro Touriñan se puso en marcha en 1898 con la óptica retirada del faro Vilan. El actual faro es de 1982 y es una esbelta torre cilíndrica de 11 metros. Nos sentamos en un cómodo banco ante el faro y nos tomamos la fruta seca y fresca mientras van llegando personas en coche para ver la torre. Nos levantamos del cómodo banco y tomamos el camino a la izquierda de faro desde el que podemos ver la Illa do Castelo o Herbosa, punto más occidental de la Península. El camino continúa bordeando el cabo hasta el Coido de Touriñan repleto de bolos de todos los tamaños hasta regresar a la carretera del principio.

Después del tramo de asfalto nos desviamos a la derecha por una pista rural ascendente hasta un mirador que se ha quedado sin vistas por el crecimiento de un pinar que tenía delante. Continuamos por ese camino hasta la aldea de Talon, clásica aldea del rural gallego, y un poco más adelante la playa de Nemiña llena de surfistas.

Al final de la playa de Nemiña un camino de tierra bordea el litoral y al llegar a los arenales de la ría de Lires el camino se adentra en un pinar paralelo a la piscifactoría y al Río Castro, una zona muy húmeda y frondosa. Este camino desemboca en el camino del epílogo del camino de  Santiago a Fisterra.  Llegamos a la aldea de Bausilbeiro, una aldea de un casa y un hórreo, pasamos por un amplio puente de reciente construcción,  continuamos por un camino de piedra y entramos en la aldea de Lires de tan gratos recuerdos.

Gracias a la prolongación que le hicimos a la etapa de ayer, hoy nos ha quedado una etapa muy cómoda, muy variada en la que ha apretado el calor, especialmente en las horas centrales del día, y hemos podido llegar a Lires a la hora de comer. De este modo, mañana nos queda una etapa final no excesivamente larga que esperamos sea un digno colofón a esta travesía.

Éste es el track de esta novena etapa

Un comentario en “Camino de los Faros. Novena etapa: Cuño-Lires

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: