Querença: Fonte da Benemola, norias, pozos y lavaderos

Algunas personas caminan bajo la lluvia, otras simplemente se mojan.

Roger Miller

En este día del libro nos animamos con un paseo en el entorno de Querença, freguesia portuguesa situada al norte de Loule, en el distrito de Faro que agrupa los núcleos de Querença, Tor y Benafin.

El Paraje Protegido de Fonte da Benémola se encuentra al noroeste del Núcleo de Querença y es un entorno de gran belleza. La zona está atravesada por el río Menalva utilizando parte del sendero señalizado LLE PR16 en una zona que llaman el berrocal. Atravesamos un frondoso bosque de ribera con numerosas plantas arbustivas  (romero, torvisco, tomillo, lentisco, jaras, coscoja, mirtos y madroños) arbolado de dehesa (algarrobos, acebuches y alcornoques) o ribereñas (sauces, fresnos, chopos y adelfas).
Esa densa vegetación  sirve de hábitat a innumerables aves.  como el martín pescador, la garza real, la garza blanca, la abubilla, el abejaruco y el ruiseñor, entre otras. Así mismo, a lo largo del río veremos especies acuáticas (peces y tortugas) y anfibias (salamandras, tritones y ranas).
Si el agua es la mayor riqueza de este lugar,  no lo es menos el patrimonio construido: molinos,  acequias y norias.

Nuestra ruta tiene cuatro partes bien diferenciadas:

  • Desde la salida en Querença hasta el aparcamiento junto al inicio del sendero de Fonte da Benemola que discurre por el pueblo y caminos rurales encementados y asfaltados en la que nos iremos sumergiendo y empapando del entorno.
  • Una segunda parte por el sendero señalizado LLE PR16 junto al río y por el bosque de galería de gran belleza.
  • Dos subidas suaves hasta Corcitos  y Fonte da Silva por un camino de montaña algo agreste.
  • El camino de vuelta, por pistas forestales en buen estado, carretera local y calles urbanizadas pasando por Borno,  Cerca Nova, Pirineu, Varzea Redonda y llegada a Querença por la Rúa Manuel Gomes Guerreiro hasta la Iglesia Nossa Senhora da Assunçao.

Llegamos a Querença lloviznando y dejamos el coche en un parking de 8 plazas junto a la iglesia.  Comenzamos a caminar por el Camino de Portela en suave descenso, encontramos algunas fuentes, un tramo de calzada medieval y, a la salida de Portela recorremos como un km por la carretera que nos ha traído hasta Querença hasta llegar al aparcamiento señalizado al inicio del Sendero de Fonte da Benemola.

Hacia el km 2 de nuestro recorrido  entramos en el sendero señalizado de Fonte da Benemola y junto al aparcamiento podemos ver los restos de una era y una construcción agrícola. El camino discurre entre muros de piedra seca con alguna vegetación casmófito (enraíza en pequeñas grietas) sobre la que destaca, de trecho en trecho, la señalización del sendero. Un poco más adelante veremos la primera noria en bastante buen estado y entraremos en un estrecho sendero por el que encontraremos otra noria y restos de canales y acequias.

A la vuelta al camino principal vemos los restos de un antiguo horno de cal, alguna noria más, los restos de un molino harinero y llegamos a la Fonte da Benemola que vierte sus aguas al río Menalva. Junto a la fuente se puede bajar (con mucho cuidado) a ver una pequeña cascada. Continuamos nuestro camino hasta llegar a un tramo del río en el que hay varias surgencias de agua conocidas como O Olho. Unos cientos de metros más adelante podemos cruzar un puente de pescadores y, casi enseguida, se puede caminar por el cauce seco del río prueba de la potencia de las surgencias más abajo.

A partir del km 5 de nuestro recorrido comienza una suave subida por una pista bastante descarnada de tierra rojiza y piedra suelta. Tras tres km de subida alcanzamos Corcitos, un sencillo núcleo poblacional con varias casitas con sus animales sueltos.  En un recodo del camino nos encontramos con la Noria y Fuente de las Viñas.  Un poco más adelante un lavadero con pozo y noria manual. Hacia el km 8,7 de nuestro recorrido llegamos a Fonte da Silva con un conjunto de lavaderos bajo un cobertizo techado, fuente y noria. Desde este punto comenzamos un suave descenso por una carretera local con tráfico escaso, y nos desviamos unos metros para ver una noria y fuente al inicio del camino de 7 fontes.  Volvemos a la carretera que  nos lleva a Cerca Nova, un núcleo de población con 8-10 casas muy cuidadas. A la entrada los restos de un lagar.

A partir de Cerca Nova continuamos por una carretera con poco tráfico por la que cruzamos los núcleos poco poblados de Pirineu, Varzea Redonda y , tras cruzar la carretera EM 324, y junto a una fuente dedicada al acordeonista Manuel Gomes Guerreiro, comenzamos una suave subida por la calle Azinhaga Profesor Manuel Gomes Guerreiro que nos deja en la plaza de la iglesia de Querença

A pesar de la lluvia que nos ha acompañado intermitentemente durante toda la mañana ha sido una ruta preciosa, con paisajes muy variados, en la que nos hemos adentrado en el interior algarvio.

Todo el recorrido quedó grabado en este track de wikiloc.

Geo-ruta de las Chorreras en Navas de la Concepción

Caminar no es detener el tiempo, sino adaptarse a él sin que nos atropelle.

Pierre Sansot; Del buen uso de la lentitud

Hace exactamente un año hicimos esta misma ruta con nuestro amigo José Antonio y, en aquella ocasión, nos impresionó la multiplicidad de estímulos primaverales que nos desbordaron. Es una ruta muy sencilla, sin problemas de orientación, no excesivamente larga y con dos partes claramente diferenciadas. La primera, un poco más monótona, hasta llegar a la cancela que nos desvía hasta las Chorreras del Ciudadeja y una segunda parte, realmente espectacular, desde las Chorreras hasta las Navas de la Concepción por el camino del túnel.

Salimos de la Plaza de España de Las Navas de la Concepción en dirección a la carretera que une esta localidad con San Nicolás del Puerto. A la salida de las Navas cruzamos el Parque de la Vida, una bonita iniciativa de parque en el que plantan un árbol por cada uno de los niños que nacen en la localidad. Continuamos por el arcén de la carretera unos 2,5 km. Un camino de tierra a izquierda (Cuesta de Manolo) en suave pendiente cruza una finca privada (camino publico) por lo que deberemos dejar la cancela como la encontremos. Por este camino vamos viendo los diversos estratos de las formación Capas de Campoallá, un conjunto de pizarras, areniscas y calizas del Cámbrico que, actualmente, están deformadas por las distintas orogenias que ha sufrido la región y podremos ver zonas de fallas, plegamientos y diversas formaciones paisajísticas. El paisaje es el típico paisaje de dehesa con sus alcornoques, encinas, jaras, espliego, etc. También nos cruzamos con una pareja de perdices rojas y algún conejito despistado.

En el km 3,7 terminamos la subida y bajamos hasta encontrar en el km 5 una cancela a la derecha que es el ramal que nos lleva hasta el paraje de Las Chorreras. En esta parte la cercanía al río nos sumerge en un paisaje más bucólico con el murmullo del agua, el croar de las ranas, el canto de los pájaros y el zumbido de las abejas. La sinfonía de olores no se queda atrás y se mezclan los olores de las jaras, el cantueso a la humedad del río. También veremos grupos de peonías y orquídeas del hombre desnudo (orchis italica) Aproximadamente un km y medio más adelante nos encontramos con el paraje de Las Chorreras. Una serie de surgencias de agua que afloran a la superficie y que se deslizan por las formaciones rocosas. En esta ocasión había muy poca agua, a pesar de las lluvias, pero el año pasado estaba espectacular. Tras un breve descanso para disfrutar de la tranquilidad del espacio y el rumor de agua, emprendimos el regreso hasta la cancela.

En la cancela seguimos el camino de la derecha, atentos a una señal que nos dirige a una estrecha vereda junto al río. Por el bosque de ribera caminamos hasta pasar bajo una casa rural (antiguo molino) y hacia el km 9,2 de nuestro recorrido llegaremos hasta la ermita de la Virgen de Belén con sus curiosos capiteles antropomorfos. La ermita es una construcción moderna (del siglo XIX) en la que se celebra una romería en el mes de agosto. Hay un amplio espacio con zonas de picnic y mesas y bancos. Continuamos nuestro recorrido junto a la margen del rio donde podremos ver restos de antiguas infraestructuras acuáticas: azudes, molinos harineros (restos del molino del francés y de la molineta) y algunas pozas preparadas para el baño.

En el km 10,5 de nuestro recorrido encontramos un cruce de caminos en el que giramos a la izquierda siguiendo la Vereda del Quejigo (o camino del Túnel) y el sendero señalizado PR-A-412 que atraviesa un camino bajo un denso bosque mediterráneo con madroños, aladiernos, durillos, jara blanca, matagallo, cantueso, madre selva, etc. Al final del sendero salimos a un camino entre grandes fincas de dehesas para la cría del cerdo ibérico. Este camino nos deja en el Parque de la Vida que cruzamos por la mañana.

Todo el recorrido descrito ha quedado grabado en este track.

Desde San Nicolás del Puerto al Cerro del Hierro con el GMGVG

Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos

Julio Cortázar

El Monumento natural Cerro del Hierro está situado en el Parque Natural de la Sierra Norte de Sevilla en los términos municipales de Constantina y San Nicolás del Puerto.  La presencia de hierro en este cerro ha sido la causa del aprovechamiento minero de la zona que ha dejado al descubierto los lapiaces y el modelado kárstico subyacente que ha sufrido una erosión diferencial causada por la lluvia, el frío y la nieve. A lo largo del recorrido tendremos ocasión de observar algunas de las infraestructuras del pasado minero de la zona como el antiguo trazado ferroviario, hoy Vía Verde de la Sierra Norte, el poblado minero, las casas de los ingleses de estilo colonial, una iglesia anglicana, almacenes y las galerías y túneles de la explotación minera.

Para esta ruta hemos quedado con nuestros amigos del Grupo de Montaña Grupo Verde de Gerena en el parking que hay a la entrada de la localidad de San Nicolás del Puerto junto a la Vía Verde la Sierra Norte de Sevilla. El plan de la ruta es comenzar a caminar por la Vía Verde hasta una bifurcación por la que accederemos a la Vereda del Rebollar que rodea el Cerro del Hierro, haremos un paseo por el interior del Monumento Natural, pararemos a comer en el bar La Cantina, que se encuentra junto al antiguo apeadero de tren y haremos la vuelta por la Vía Verde hasta el lugar en el que hemos dejado los coches.

Hace una mañana fresca y soleada y tras el encuentro y los saludos de rigor comenzamos a caminar por la Vía Verde de la Sierra Norte que discurre por el antiguo trazado del ferrocarril minero que llegaba hasta Cazalla. Hacia el km 3,3 de nuestro recorrido abandonamos la Vía Verde por un carril a la izquierda junto al Cortijo del Mojón Blanco, que nos llevará hasta una cancela que atravesamos cuidando de dejarla cerrada. Desde un prado cercano accedemos a la Vereda del Rebollar que nos hará la aproximación hasta el Cerro del Hierro. En el camino atravesamos diversas formaciones vegetales predominando el paisaje adehesado con alcornoques y encinas, algunos robles y quejigos mediterráneos. También encontraremos los arbustos propios de este paisaje como la jara y el cantueso.

Pasamos junto a un solitario pozo y el bosque se va adensando. A medida que desaparecen los alcornoques iremos viendo grandes ejemplares de quejigos (quercus faginea) y de roble melojo o rebollo (quercus pyrenaica)

Hacia el km 7 del recorrido comenzamos a ver las primeras afloraciones calizas con pequeños torcales que surgen de la tierra roja. Alguna charca de color mostaza deja patente la presencia del mineral de hierro. En este punto nos adentramos ya en los senderos del Cerro del hierro donde haremos un pequeño receso para tomar una fruta antes de continuar hacia la bajada a los túneles de la explotación minera y una gran bóveda de piedra.  Finalmente, por el camino adaptado volvemos al poblado minero buscando el bar La Cantina.

Después de comer, volvemos a la Vía Verde, junto al antiguo apeadero, pasado delante de las casas de los ingleses con cierto estilo colonial, la iglesia anglicana que la empresa minera construyó a finales del XIX y los restos de las casas de los trabajadores. Por este tramo de la Vía Verde regresamos al inicio de la ruta.

Tras los estiramientos de rigor un momento para la reflexión y puesta en común de lo vivido en la jornada y nos despedimos de los compañeros hasta la próxima ruta. Muchas gracias a Chema y Rosa por organizar esta ruta tan minuciosamente, y a todos los participantes por el buen ambiente, su amistad y alegría. También por las fotos que he tomado «prestadas» del grupo de WhatsApp

El track de lo que hicimos esta mañana de sábado ha quedado de esta manera en Wikiloc.

Por el Valle Escondido: Circular ente Aracena y Linares de la Sierra

Si realmente amas la naturaleza, encontrarás belleza en todas partes

V. Van Gogh

Nos reencontramos en Aracena con nuestros amigos Josu, Esther, Juantxo y Rosa. Para celebrar el encuentro programamos una sencilla ruta de algo más de 12 km por los caminos que unen Aracena con la bonita localidad de Linares de la Sierra. Realizamos la ida por el sendero señalizado entre Aracena y Linares y la vuelta la hicimos por el camino de Linares a Los Marines y la Ruta del agua que enlaza con el sendero de La Molinilla que nos devuelve a Aracena por la calle Cortegana que termina junto a los lavaderos. Toda la ruta transcurre por caminos de uso público o senderos señalizados por un paisaje adehesado en el que destacan encinas y alcornoques de gran porte, castaños, algunos robles y quejigos mediterráneos y monte bajo en el que destacan las jaras y los brezos.

Comienza la ruta junto a los Lavaderos de Aracena (obra del gran arquitecto sevillano Aníbal González) y tras un breve callejeo llegamos al inicio del sendero señalizado hacia Linares de la Sierra y Alájar. Éste trascurre en un leve descenso y entre los muros de piedra con musgo tan característicos de esta sierra. A unos 2 km dejaremos a la derecha el desvío hacia la mina de Fátima y, poco más adelante, cruzaremos la cancela del Cortijo Saucejo por cuyos terrenos transcurre parte del sendero. Un km más adelante cruzaremos otra cancela, dejando atrás el cortijo y sus animales, y enseguida tendremos a la vista en la distancia el pueblecito de Linares de la Sierra.

Linares de la Sierra es un pequeño municipio situado entre Alájar y Aracena, en el que destacaremos sus cuidadas calles empedradas, el lavadero público, la Iglesia junto a un patio de naranjos con una fuente ornamental en el centro, el acceso al graderío de la plaza de toros/plaza pública y su caserío abigarrado.
Llama la atención el cuidado empedrado de las calles sobre el que destacan las entradas a las viviendas ornamentadas con las características «alfombras» de piedra en dos colores con dibujos representativos de cada familia.


Tras un breve refrigerio en las gradas de la plaza de toros continuamos nuestra ruta tomando el camino que va hacia Los Marines y la ruta del agua. Hacia el km 8 de nuestra ruta dejamos el camino hacia Los Marines y tomamos el camino hacia Aracena, con una fuerte pendiente, pasamos junto al cortijo de La Cuesta hasta llegar a un alto en el que hay una bifurcación hacia la mina de Fátima y el sendero de La Molinilla. Tomamos este último y, por caminos rurales y paisaje adehesado, llegaremos hasta la entrada a Aracena por la Calle Cortegana, una larga avenida entre casitas unifamiliares que nos dejará en el centro de Aracena.

Un día fresco, muy apto para caminar, en muy buena compañía que cerramos con la correspondiente degustación de las viandas de esta sierra.

Después de tres horas y media en movimiento completamos esta ruta, cuyo trazado es esta línea naranja de Wikiloc. Como de costumbre, las fotos que ilustran esta entrada son cortesía del grupo.

Cortes de la Frontera, Cañón de las Buitreras, El Colmenar (Gaucín)

No hay nada como caminar para sentir la sensación de un país. Un hermoso paisaje es como una pieza musical; debe tomarse en el tiempo correcto.

Paul Scott Mowrer, Casa de Europa

La ruta «oficial» de este mes de marzo del GMGVG es esta travesía lineal entre la estación de Cortes de la Frontera y la estación de Gaucín (El Colmenar) pasando por el Cañón de las Buitreras. Para situarnos geográficamente, la zona se encuentra entre los límites del PN Sierra de Grazalema y el PN de Los Alcornocales y la Serranía de Ronda. La mayor parte del recorrido la hemos hecho utilizando el sendero señalizado y homologado GR-141 (Gran senda de la Serranía de Ronda). Los hitos más importantes por los que hemos pasado han sido:

  • Cañada del Real Tesoro (en la que se encuentra el núcleo de población en el que está la estación ferroviaria de Cortes de la Frontera)
  • Presa de Las Buitreras (instalaciones del trasvase Guadiaro-Majaceite e inicio del conducto que llevaba agua a la Central Hidroeléctrica de Colmenar)
  • Cañada Real de los Puertos (o de Gibraltar)
  • Cortijo del Conde o de Las Buitreras
  • Puente de Los Alemanes (1918)
  • Monumento Natural del Cañón de Las Buitreras
  • Pozo del Moro (Remanso del río Guadiaro a la salida del Cañón de las Buitreras y una surgencia de agua que se ha determinado que tendría su origen en los Llanos de Republicano en Grazalema a unos 18 km de distancia.
  • Central Eléctrica Buitreras
  • Estación de tren de Gaucín (El Colmenar)

Es una ruta lineal, lo que para hacerla hemos ido con nuestros coches a la estación de RENFE en Cortes de la Frontera y para el regreso hemos tomado el tren que hace el trayecto desde Algeciras a Bobadilla y que tiene parada en la estación de Gaucín (El Colmenar) a las 18:18, por lo que hay que tener siempre presente que hay que estar en el destino antes de esa hora.

Comenzamos a caminar a las 10:30 como estaba programado. el grupo estuvo compuesto por 22 miembros del club y cuatro personas de la directiva. El camino comienza junto a la estación de Cortes de la Frontera junto al panel indicador de la Cañada del Real Tesoro (núcleo de población que pertenece a Cortes de la Frontera). En esta primera parte el camino transcurre por la margen derecha del río Guadiaro en el sentido de la corriente. Por esta margen llegaremos hasta la represa denominada de Las Buitreras que en su día abasteció de agua a la Central Eléctrica de El Colmenar y que actualmente es parte del trasvase Guadiaro-Majaceite. Vistada la pequeña represa y realizado uno de los habituales rituales del GVG volvemos sobre nuestros pasos hasta alcanzar un pequeño puentecillo que nos cruza a la margen izquierda del río para enlazar con la Cañada real de los Puertos.

Continuaremos por esta Cañada Real durante unos 7 km hasta alcanzar un prado en el que se encuentra el Mirador del Cañón de las Buitreras, lugar desde que se tiene una visión de conjunto bastante buena del Cañón de las Buitreras y lugar en el que realizamos un pequeño avituallamiento para afrontar la parte más bonita y complicada de la ruta. Todo el camino ha estado flanqueado por quejigos, encinas y algún algarrobo todos ellos de gran porte. A nuestra derecha toda la Sierra de Libar y el pueblo de Cortes de la Frontera en la distancia.

Tras el avituallamiento y a escasos 800 m. encontramos los restos de la Casa del Conde o Cortijo de las Buitreras. A partir de este punto, pasamos junto a una era y comenzamos el descenso hacia el cañón y Puente de los Alemanes. A través de unos escalones tallados en la roca y unos cables el descenso se hace fácilmente. El conocido como Puente de los alemanes es, en realidad, la parte superior de la tubería que llevaba el agua hacia la Central Eléctrica y tampoco fue construido por alemanes sino por belgas, pero ya se sabe como somos los españoles con la gente que habla «raro». Desde el «puente» podemos ver la garganta del cañón. Continuamos pasando por un corto túnel en ángulo en el que tendremos que tener cuidado con la cabeza y los resbalones porque siempre está húmedo por las filtraciones.

A continuación acometemos una fuerte subida que nos dejará en lo alto del cerro y desde el que tenemos una vista espectacular del otro lado del cañón y podremos detenernos a contemplar los grandes ejemplares de buitres leonados que anidan en los acantilados y al fondo ya divisamos la Sierra del Hacho. El descenso nos lleva a un nuevo mirador desde el que veremos la salida del cañón, y una pared con los posaderos de los buitres y algunos nidos con sus pollos.

Tras el reagrupamiento comenzamos un fuerte descenso hasta el Charco del Moro durante el que tendremos mejores vistas que en el mirador. Durante la bajada haremos, con sumo cuidado una incursión por los riscos para acercarnos al borde del acantilado. A lo largo de este trayecto veremos alguna cabra enriscada, algunas aves acicalándose en el rio y rastros de hozaduras de jabalíes junto a los huertos que van apareciendo en los llanos.

El lugar conocido como el Charco del Moro es un remanso del río Guadiaro utilizado en verano para el baño y esparcimiento estival y en este lugar hay una surgencia de agua que, según un estudio con trazadores luminiscentes de la Universidad de Málaga , tiene su origen el la llamada Sima del Republicano en la Sierra de Grazalema a unos 18-20 km de este punto. Hacemos una pequeña parada técnica por la presión de los partidarios del baño y continuamos nuestro camino.

Más adelante cruzaremos por un puente colgante sobre un desagüe de la Central hidroeléctrica que cae en una bonita cascada. El conjunto es muy pintoresco.

Dejamos a un lado el río y continuamos nuestro camino hacia la Central Hidroeléctrica, bajamos paralelos al tubo de la Central de las Buitreras (Actualmente Enel) Junto al edificio de la Central comienza un camino asfaltado que nos llevará hasta el poblado de El Colmenar, en el que se encuentra la estación ferroviaria de Gaucín y final de nuestra ruta. Junto a la estación hay varios establecimientos de restauración en la que podemos amenizar la espera hasta la llegada de nuestro tren que nos devolverá a la estación de Cortes de la Frontera.

A las 18:18 tomamos el tren que nos devolvió en algo más de 8 minutos al punto de partida. El trayecto fue amenizado por un revisor muy campechano.

Un día excelente en el que el sol nos acompañó durante toda la jornada y en compañía de nuestros amigos del Grupo de Montaña Grupo Verde de Gerena, a los que agradecemos algunas de las fotos que ilustran esta entrada, su buen humor y simpatía y la buena disposición en cualquier circunstancia de la ruta.

Todo este trayecto quedó registrado en este track de wikiloc.

Ruta cultural por Mértola

Así pues, todos estamos de acuerdo en que podemos vivir una gran aventura. Dejadlo todo… Salid a las calles.

André Breton, Entretiens

Mértola es una ciudad con una larga historia que ha dejado su rastro en la trama urbana y los restos materiales de las diversas culturas que la han poblado pueden observarse en los variados museos que se encuentran en su recinto urbano. Todas las entradas a los museos y monumentos de Mértola son gratuitas dentro del horario de apertura.

Entrada triunfal a Mértola

Entradas que hicimos cruzando puertas cómo éstas.

De origen fenicio, la ciudad se asienta en un espolón delimitado por el río Guadiana y su afluente el Oeiras y en su parte más alta cuenta con un núcleo fortificado con una imponente torre del homenaje. A sus pies se extiende el arrabal fortificado que conforma la ciudad vieja. Tiene ciertas similitudes con ciudades españolas como Cuenca, Ronda o Albarracín (de las que yo conozco)

Plano situación tomado de https://docplayer.es/58937966-El-arrabal-portuario-de-mertola-portugal.html

Hagamos un breve repaso por la peripecia histórica de la ciudad:

  • Origen fenicio con un puerto comercial reaprovechado por cartagineses y romanos que la llamaron Myrtilis Iulia.
  • Ocupada posteriormente por suevos y visigodos que establecieron relaciones comerciales con comerciantes bizantinos, como atestiguan restos de mosaicos y tumbas encontradas en el Campo Arqueológico de Mértola (CAM)
  • Ocupación musulmana que siguió utilizando el puerto fluvial y la llamaron Mārtulah
  • tras la caída del Califato de Córdoba se convirtió en una taifa independiente conquistada poco después por la taifa de Sevila. Hacia 1144 se convierte de nuevo en taifa independiente dirigida por Ibn Qasi, mítico líder militar que unificó brevemente el sur de Portugal.
  • Conquistada por Sancho II de Portugal en 1238 que la entregó a la Orden de Santiago (Por este motivo veremos frecuentemente usado el logo de «Terras da Orden»
  • Hacia 1500 Manuel I de Portugal le concede unos fueros.

Estos antecedentes históricos nos van a explicar muchas cosas en nuestro deambular por la ciudad. Pongámonos en marcha y comencemos nuestro paseo en la parte baja de la ciudad en un aparcamiento junto al Club Náutico y el río Guadiana. En este punto se puede hacer un paseo fluvial muy interesante y que lo dejamos para otra ocasión. Nos dirigimos en sentido favorable a la corriente del río, junto a los restos de la muralla, y lo primero que nos encontramos son los restos de una posible torre albarrana con varios pilares que podrían ser parte del puente de acceso a la torre. Hay varias hipótesis la más viable es que se trate de un punto defensivo del puerto fluvial que, con la ayuda de una cadena, podría servir para controlar el paso de barcos y mercancías.

Un poco más adelante encontraremos las escalinatas que dan acceso al interior de la muralla que se encuentran integradas dentro de la Torre Branca o do Relógio, una sencilla torre con un curioso reloj junto a un conjunto de edificios representativos del poder político, judicial y económico administrativo. La torre, construida a finales del siglo XVI o principios del XVII es uno de los elementos emblemáticos de Mértola. En la plaza Luis de Camoes está la Cámara Municipal de Mértola y, en ella, el Museo de Mértola, que cuenta con diversos núcleos dispersos por toda la villa como la Iglesia(antigua mezquita), la alcazaba o la casa islámica, tiene la Casa Romana. Está en la parte baja del edificio y se conservan partes de una antigua casa romana con mucho contenido y material informativo.

Un poco más adelante, en esa misma calle, encontramos la iglesia de la Misericordia (antigua mezquita) y junto a ella el museo de arte sacro (cuando pasamos estaba cerrado) Continuamos nuestro paseo por la parte interior de la muralla y una empinada calle nos lleva hasta el Castillo.

El castillo actual data del siglo XIII, construido sobre cimientos árabes y se consideró durante mucho tiempo inexpugnable. En la imponente torre del Homenaje hay dos exposiciones muy interesantes sobre la evolución histórica del castillo y la Orden de Santiago. Ofrece vistas inmejorables sobre el Guadiana y el paisaje colindante.

A la salida del castillo encontramos una escultura ecuestre que recuerda a Ibn Qasi caudillo de la 2ª taifa de Mértola y unificador del sur de Portugal.

Bajando del castillo nos encontramos con una zona de excavaciones en las que se integran restos de un posible foro romano, los restos de un baptisterio de los siglos V/VI con mosaicos policromados con escenas de caza, y un conjunto de casas islámicas datadas en los siglos XII/XIII. Un poco más adelante se encuentra una reconstrucción idealizada de una de estas casas islámicas.

Comezamos a bajar la calle y nos encontramos la Iglesia Matriz dedicada a la Anunciación y en la que se pueden apreciar los restos de la antigua mezquita: puertas con arcos de herradura y un mihrab orientado hacia La Meca.

Giramos a la izquierda y comenzamos a bajar hacia la parte media de la villa. A la derecha nos encontramos el mercado municipal, muy coqueto, con los mostradores de los puestos de pescado y verduras y un pequeño café. Subimos por la Rúa 25 de abril y llegamos a un moderno edificio bajo el que se encuentran las ruinas de una basílica paleo cristiana (Rossio do Carmo) y vestigios de una necrópolis ocupada entre los siglos V y VIII sobre la que posteriormente se instaló un cementerio musulmán.

Para terminar la visita bajamos por la calle Afonso Costa y, antes de llegar al aparcamiento, entramos a los bajos del Hotel Museu donde se conservan restos de un barrio islámico y un almacén romano.

Aunque el track con el recorrido está grabado de un tirón durante una de las tardes, las visitas las fuimos haciendo durante los tres días que hemos estado allí.

Para terminar aquí están las puertas de salida.

Pulo do Lobo, unión del Guadiana con los afluentes Terges y Cobre y molino con presa

Me muevo en un paisaje en el cual la revolución y el amor hilvanan discursos perturbadores.

Char, René. Poemas en El surrealismo al servicio de la revolución.

Para nuestro último día en Mértola elegimos esta ruta por el Parque Natural del Valle del Guadiana. Partimos de la cascada del Pulo do Lobo y remontamos el cauce hasta la unión con los afluentes Terges y Cobre y continuando hasta los restos de un antiguo molino de agua con una represa sobre el Guadiana de mucha entidad y tamaño que nos hacen imaginar un pasado esplendoroso. La ruta es de ida y vuelta pero no hay que fiarse de su aparente sencillez. Requiere ciertas dosis de sentido de la orientación para elegir la vereda adecuada ya que la fauna de la zona hace sus propios caminos y muchas de las veredas aparentes terminan a la orilla del río en un improvisado bebedero. También hay que tener cierta destreza para caminar sobre piedra ya que buena parte del camino hay que ir pedrusqueando con paciencia. El entorno es muy bonito, con bastante fauna, especialmente aves, anfibios y algunos mamíferos silvestres y domésticos.

Hemos dejado el coche a la entrada da Heredade do Pulo do Lobo (es una propiedad privada que permite el paso con las condiciones que ponen en los pilares de la entrada) y descendemos por un carril terrizo hasta la cascada del Pulo do Lobo.

En este punto el río Guadiana se encajona entre dos paredes y se precipita en una cascada de unos 5 metros de altura en un mar de espuma y ruido ensordecedor. El escritor José Saramago lo describe así: «(el) río hierve entre paredes durísimas, rugen las aguas, luchan, un milímetro por siglo, por milenio, un nada en la eternidad». El nombre Pulo do Lobo hace referencia a la cercanía de las paredes del cañón y a una leyenda en la que se cuenta que un lobo que huía de unos cazadores pasó de una orilla a la otra de un salto (pulo do lobo es el salto del lobo en portugués)

Comenzamos a remontar el río Guadiana por la margen derecha en un camino muy pedregoso en el que nos vamos encontrando algunas lagunas naturales con tortugas tomando el sol, patos, algunas cigüeñas negras y el omnipresente canto de las perdices que nos acompañarán toda la mañana. Son dos km y medio de caminar sobre las rocas. Seguidamente, hasta el km 5,5 el camino se hace un poco más amable aunque continuaremos subiendo y bajando al margen del río. Está balizado con las marcas amarilla y roja de los senderos de pequeño recorrido (PR) pintadas sobre las piedras pero no siempre se ven bien. La intuición nos dirá por dónde iremos mejor.

Hacia el km 6 llegaremos a la ribera de los rios Terges y Cobre que vadearemos por donde sea posible. Hoy no hemos tenido problemas ya que bajaban con poco caudal y no hemos tenido ni que mojarnos los pies. Tras el vadeo continuamos remontando la ribera del Guadiana y encontraremos un grupo de cinco eucaliptus que dan una sombra estupenda que se agradece en una ruta escasa de vegetación arbórea.

Continuamos la remontada junto al cauce y veremos como van apareciendo grupos de isletas dentro del cauce y, finalmente, llegaremos a los imponentes restos de un molino de agua con una no menos imponente presa para reconducir las aguas hacia la rueda. En el entorno en el que nos encontramos resulta difícil evaluar la carga de trabajo que tuvo en el pasado. De este molino no hemos encontrado ni nombre ni otras referencias en internet.

La vuelta se hace por el mismo camino que nos ha traído hasta aquí y lo único reseñable ha sido el encuentro con una piara de cabras muy sorprendidas al vernos pasar a su lado.

Una ruta que hemos disfrutado mucho, diferente a otra que hicimos hace algunos años, y dejamos pendiente para otra visita probar la gigantesca pasarela de madera que se ha construido en la otra margen del río.

Aunque en este tipo de terreno no suele resultar de ayuda el track, lo dejo por aquí para que sirva de orientación.

Resumiendo, ha sido un fin de semana largo en el que hemos disfrutado como enanos de este Parque Natural del Valle del Guadiana, que los portugueses tienen limpio como una patena, con tres rutas a cual más bonita y hemos disfrutado de la gastronomía alentejana y la amabilidad y cariño de nuestros vecinos ibéricos. Dejo para mañana montar una entrada con la visita cultural de Mértola.

Circular entre Montinho das Laranjeiras y Belurcos

A través del andar el hombre construye el paisaje que le rodea

Franco Careri, El andar como práctica estética

Para este domingo hemos preparado esta bonita ruta que comenzamos en el aparcamiento junto al sitio arqueológico de la Villa Romana de Montinho das Laranjeiras, una visita al sitio y una caminata utilizando un tramo del Camino de Santiago portugués, y tramos del GR (gran recorrido) 15 Gran Ruta del Guadiana y del PR 2 de Faro (Laderas del Pontal). Atravesaremos varias aldeas del interior algarviano casi despobladas por lo que es conveniente llevar suficiente agua, algunas provisiones y protección solar. La ruta no es apta para el verano por la falta de sombras.

El sitio arqueológico de la Villa romana está situado junto al río Guadiana unos 10 km al sur de Alcoutim. Entre los restos materiales destacan los cimientos de una villa romana, un edificio con planta en forma de cruz identificado como una ecclesia visigótica y una posible hospedería de origen musulmán. También se encontraron restos de una piscina ceremonial revestida de mosaicos y varias tumbas. Actualmente hay un observatorio elevado sobre el sitio y el río.

Tras la visita comenzamos a caminar por la carretera en dirección a Alcoutim siguiendo las marcas del Camino de Santiago y las del GR15. Después de un km y medio de camino dejamos la carretera por la derecha y tomamos un carril rural entre olivos, naranjos y limoneros. El camino se va separando poco a poco del Río y comienza a subir hacia el Mirador do Pontal.

A la izquierda del mirador, un camino señalizado como PR2  nos lleva a cruzar la carretera y comenzamos la subida a Torneiro. El carril/ cortafuegos cruza campos de monte bajo con predominio de las jaras, el romero, tejos y algunos manchones de encinas y algarrobos. A unos dos km cruzamos el barranco do Vinagre (completamente seco) y afrontamos una dura subida hasta la aldea de Torneiro.

Pasada esta aldea seguimos por el PR2 hasta Balurcos, Casa Branca y Montinho (hay un modesto bar). El sendero vuelve hasta la salida sur de Balurcos y se dirige hacia la carretera CN 122. Al cruzar la carretera enlazaremos de nuevo con el sendero GR 15 en dirección al Guadiana.

Al comienzo el sendero sube un poco, pero en un par de km comienza una bajada bastante pronunciada hacia la aldea de Montinho das Laranjeiras con unas espectaculares vistas sobre el río. Cruzaremos la aldea buscando el aparcamiento junto al sitio arqueológico desde el que salimos esta mañana.

Otra bonita ruta entre el Algarve y el Alentejo muy bien señalizada, fácil para los acostumbrados al senderismo, un poco más difícil para el resto. Para ayudar a estos hemos dejado este track en Wikiloc.

Sentinela: entre los pantanos de Odeleite y Belinche

Caminar reduce la inmensidad del mundo a las proporciones del cuerpo.

David LeBreton, Elogio del caminar

En nuestro camino hacia Mértola nos detenemos para hacer esta sencilla y bonita ruta entre pantanos. Hemos salido de casa lloviendo pero por aquí el día está nublado y fresco pero sin lluvias. Toda la ruta transcurre por carriles, vías de servicio de los pantanos y algún tramo de carretera poco transitado. Sólo hay un par de puntos conflictivos pero con el track adjunto no hay problemas de orientación.

Dejamos el coche en la pequeña localidad de Sentinela a pocos km de Castro Marim en la carretera que lleva a Alcoutim y Mértola. Comenzamos a caminar por la misma carretera hasta llegar al cruce con la indicación Barragem de Belinche. Seguimos por la vía de servicio indicada, entre jaras, algarrobos y algunos almendros. Pronto tendremos en el horizonte las aguas de este pantano que ha visto tiempos mejores. Enseguida veremos la aldea de Quebradas sobre un altozano.

Continuamos por el carril hasta llegar de nuevo a la vía de servicio del pantano y la seguiremos hasta otra aldea: Choça Queimada que bordearemos por su izquierda. Un poco más adelante nos encontraremos con el embalse de Odeleite y su característica forma de dragón. El carril va bordeando el pantano hasta que nos enfrentamos a la pared. Giro a la derecha en subida hasta encontrar de nuevo la vía de servicio a la entrada de Casa Branca. Aldea que bordearemos por la derecha con cuidado de no pasarnos del carril por el que dejaremos esta aldea subiendo hasta Portela Alta de Cima. Un perrete muy simpático nos acompañará hasta Portela Baixa de Cima.

A la salida de esta última aldea comienza a lloviznar y apresuramos el paso hasta la siguiente subida que ya nos dejará en la carretera de entrada a la aldea de Sentinela donde tenemos el coche.

Aunque hemos pasado por muchas aldeas, casi todas ellas están medio deshabitadas y, si bien hay muchas fuentes, no son potables. Tampoco hemos visto ni tiendas ni bares en ninguna de ellas.

Después de algo más de 15 km, nuestros pies han dejado este track para el Wikiloc.

Desde Ronda al Tajo del Abanico y al Pilar de Cartajima

El senderismo es el mejor ejercicio. Puedes caminar durante tres horas y ni siquiera darte cuenta de que estás haciendo ejercicio. Y, caminar solo me permite tener algo de tiempo para mí

Jamie Luner

Aprovechamos el fin de semana en Ronda para hacer esta preciosa ruta en la que uniremos dos senderos homologados: el SL A 40  de Ronda al Tajo del Abanico y el SL A 39 Ronda Pilar de Cartajima, que también coinciden, parcialmente con el GR 141   Ronda-Alpandeire de la Gran Senda de Ronda. El camino comienza en el barrio de San Francisco en el extremo cercano a la carretera de Algeciras. Junto a las últimas casas veremos la señalización del sendero SL A 40, un indicador hasta la ermita rupestre de la Virgen de la Cabeza y el camino de Ronda a Alpandeire. La mañana está un poco fresquita (ha llovido durante la noche en Ronda) pero el día está muy claro y promete ser bueno para la caminata. En su inicio el camino está asfaltado, discurre entre los muros de huertas y fincas agrícolas y es un placer ver los almendros en flor, escuchar los trinos de los pájaros y respirar el aíre limpio de la mañana.

Hacia el primer km el camino cambia a tierra apisonada y llegamos a la colada del camino de Ronda a Cortes de la Frontera. Llegamos a otra bifurcación, continuando por la izquierda por el camino de Sijuela, dejando de lado el que va a Cortes. Proseguimos descendiendo hasta pasar junto a una casa abandonada que tiene adosada una torre de piedra. En este punto veremos los primeros cortados rocosos. Acabada la pista entramos en una vereda que nos conduce a la primera cancela. Poco a poco nos adentramos en el cañón labrado por el arrollo Sijuela y vamos encontrando los tajos más espectaculares. Cruzaremos por una antigua era de trillar y en este punto el camino aparece empedrado. Algunos autores afirman que puede ser un enlosado medieval. Lo siguiente que encontramos es el Tajo del Abanico y la cueva del mismo nombre. Se pueden ver varias vías de escalada.

A partir de este punto la ruta se hace un poco ascendente y, junto a una alambrada  vamos tomando altura hasta llegar a una pista de terrizo, pasamos junto a los restos de otro cortijo abandonado  y continuamos ascendiendo junto al arroyo Sijuela hasta alcanzar una balsa de agua con un  inacabado templete con unas columnas historiadas. Metros más adelante encontramos una hermosa fuente con varias pilas que abastece la mencionada balsa.

Cuando ese carril llega a su final tendremos una estupenda vista de Ronda a nuestras espalda y enlazaremos el carril con una cañada real. Al final de la cañada cruzaremos la carretera de Ronda  a Gaucín y, por el cerro del Cincho, llegaremos a la fuente de la Hierbabuena junto a un depósito de agua.

Una estrecha  vereda junto al arroyo de las Víboras nos llevará al próximo hito: el pilar de Cartajima, un abrevadero usado antiguamente por los arrieros y jornaleros que se dirigían a trabajar a las fincas colindantes. Desde aquí sólo nos queda continuar hasta el Barrio San Francisco cruzando por un puente sobre la transitada carretera de Algeciras.

En resumen, una ruta sencilla, muy bonita y variada en la que hemos podido disfrutar del paisaje y del camino en un día fresco  y muy agradable.

Todo este trasiego quedó grabado en este track.